Recursos materiales de la Residencia



  La Residencia dispone de todos los servicios técnicos, sanitarios, asistenciales, de edificabilidad, de seguridad, etc., exigidos por la legislación de la Autonomía de Castilla y León para los centros asistenciales.

  Su capacidad es de 50 habitaciones individuales y 50 habitaciones dobles, todas ellas exteriores, con cuarto de baño completo y salida directa a la balconada que recorre la fachada del edificio. Cuentan también todas las habitaciones con megafonía, teléfono, toma de TV y red de asistencia nocturna.

  Cada planta tiene su propio comedor, sala de estar y baños geriátricos, al margen del cuarto de baño de las habitaciones. En todas las plantas hay una farmacia o botiquín.

  La Residencia dispone de siete ascensores.

  Dentro de los recursos materiales podemos señalar como más destacados la amplia y luminosa capilla, el consultorio médico con sala de espera y sala de curas, un confortable solárium o remanso de paz, una sala multiusos, un gran salón de actos, una sala de lectura con la prensa diaria y semanal, una cafetería (con máquinas de servicio automático de bebidas frescas, café, infusiones, bollería), espacios para las clases de prácticas de auxiliares, un amplio salón para la celebración de las fiestas y otros varios espacios para actividades fisioterapéuticas y manualidades. La Residencia dispone también de un espacio para tanatorio y sala de acompañamiento para los familiares.

  Desde la altura de la tercera planta de la Residencia puede verse toda la vega del río Tormes y la ciudad de Salamanca y se comprende la definición que dio de ella Miguel de Unamuno: “alto soto de torres”.